“LA CALOR” DE ABELINA LÓPEZ

Por: ARTURO RÍOS RUIZ

Podríamos comentar que “La calor” perturbó a Abelina López y la exhibió en su supina ignorancia, manifiesta con frecuencia pese a que presume estudios de posgrado, lo que impone la duda de sus certificados que así la califican.

Es público que, al puerto de Acapulco, del cual es alcaldesa, ha vivido décadas en una violencia que acabó con su reputación de uno de los puertos más famosos y visitados del mundo. Fue una de las mecas mundiales del turismo.

Retrocedamos a 2011: Acapulco, calificado como punto donde nació el turismo en México, favorito del presidente Felipe Calderón y su familia, pero el 29 de marzo, la Sectur federal, encabezada por Gloria Guevara Manzo, anunció que el Tianguis Turístico se volvería itinerante a partir de 2012 y ya no más en ese puerto.

La razón: trascendió que después de un evento, en la camioneta donde viajaba el mandatario, en el parabrisas se estrellaron varias cabezas humanas con lo que ardió el carácter del personaje. Todo quedó a sotto voce entre las cafeterías del lugar entre políticos y parroquianos.

El narcotráfico ya estaba enseñoreado en ese punto de recreo y menguaba paulatinamente el gran turismo internacional
Acababa de tomar posesión como alcaldesa dos días antes cuando Abelina tuvo su primer encuentro con periodistas; el Baby’O, el antro más conocido de Acapulco había terminado sus días de gloria consumido por el fuego.

Más tarde, la alcaldesa fue entrevistada por el incendio en la Central de Abastos de Acapulco reprochó a los medios de comunicación al difundir la ola de violencia en la zona. Un grupo de periodistas reclamó a la funcionaria su torpeza y carencia de sentido común.

El último desliz: “La alarma la ponen los medios, si no cuidamos lo que aquí comemos, no sé qué vamos a comer; por qué Cancún se mantiene callado, porque todos hemos entendido de que hay que comer algo”.

Intentó explicar la añeja violencia: Que todo se debe “a la calor” y si comes carbohidratos”. Quiso rectificar y aseveró que lo sacó de un artículo de la BBC, que decía que, “las altas temperaturas provocan cambios en la actitud o el ánimo de las personas, hasta la violencia”, lo mismo la mala nutrición.

Aunque el término, de acuerdo a la Real Academia Mexicana de la Lengua expone: “En el español hablado en México, es frecuente el sustantivo calor como femenino, la calor, con el mismo significado. Pero, abunda, se recomienda emplear calor como sustantivo masculino.

Pero en Guerrero, “La calor” es la manera en que se expresan así los iletrados, y hay burla general por parte de quienes más entienden. Al maestro de Español en la escuela secundaria de mi Tecpan, una alumna le preguntó: “Maestro ¿Que dice la calor?” Serio, respondió: “Que tiene género masculino”.

rrrart2000@hotmail.com y Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.