Parafraseando su slogan de campaña “subanse al cambio” el acasocio y restaurantero Miguel Vielma, quiso darle una lección a la alcaldesa Abelina Lopez Rodríguez, invitada como ponente a la sesión de este miércoles, al igual que al Director General de CAMPAMA, como retandola a medir fuerzas pues él se encontraba “en su terreno” como lo publicó en las redes sociales, las preguntas fueron lo de menos, era la bola “ensalivada” que le enviaba y que la alcaldesa la bateó por allá donde Usted se puede imaginar.

La sesión de un Grupo Aca sorprendentemente compasiva, aplaudidora, con un Mesa Directiva, hasta cierto punto reaccionaria, que buscó de tanto en tanto interrumpier a los acasocios al presentar sus preguntas, al tratarlos como escolapios. Pareció que hubo un arreglo…no tocar los puntos álgidos: la corrupción galopante en todas las secretarias, direcciones y áreas operativas, ni hablar del grave y sucio nepotismo, con su pareja sentimental y secretaria de Bienestar social, Leticia Lozano sentada al fondo a su derecha, vinculada con el cobro de moches, acción de todo mundo conocido y prácticamente la que se pasa por el arco del triunfo todos y cada uno de los procedimientos administrativos que rigen la Ley del Municipio Libre.

Los acasocios callaron. Nada de corrupción y ni hablar de la inutilidad e insuficiencia del Cabildo Municipal, sujeto a la arbitrariedad de la alcaldesa, que los tiene bien maiciados. Ni como preguntar el porqué el regidor priista Manuel Añorve Aguayo cuenta para su servicio con 36 colaboradores. Un exceso en tiempos de la austeridad republicana hasta los límites del franciscanismo, puro bloff, de la inseguridad, la violencia, de eso se habla todos los días, con los resultados visibles ni para que preguntar.

Fue un paseo por el campo, liso y llano. Expresó una y otra vez lo que ella quiso decir…como los anteriores alcaldes No hicieron NADA, todo se lo dejaron a ella -los acasocios callaron-, los millones que a pagado al la CFE, al ISSSPEG, la supuesta disminución de la nómina, hasta de “la calor” como resultado del cambio climático, lo que seguramente aprendió en sus materias del doctorado en Derecho, como lo afirmó, sus preceptos políticos aprendidos en más de 35 años de trabajo de gestoría, y los retruecanos de que a los políticos No les gusta enterrar el “dinero” es decir el presupuesto, preguntar una y otra vez, el porqué a los políticos No les gusta enterrar los recursos,-será porque hay bancos y les generan réditos- al hablar de los viejos y deteriorados sistemas de drenaje y agua potable, que recurrentemente se colapsan, ante el disgusto de los acapulqueños, cuando en las zonas rurales ni a eso llegan.

Habló de que ella No puede sola, frase que le salió “del fondo del alma” hace semanas y que hoy repite ante los acasocios, al hablar de amor y de que espera y les pide les ofrece que colaboren con ella, pues esta compuesta de hombres y mujeres preparadas, cuando en 52 años No han hecho nada por Acapulco. ¿Porqué lo harán ahora?!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.